Mirame Tv

El incremento de precios es el principal desafío de una “recuperación económica incompleta", según la Cámara de Comercio

El PIB canario crece un 9,7% interanual en el último trimestre de 2021, y un 6,1% en todo el año, por encima de las cifras nacionales (5,2% y 5% respectivamente)

La economía canaria experimentó en 2021 un crecimiento progresivo que se vio especialmente impulsado en la segunda mitad del año, y pese al freno provocado por la variante ómicron en el mes de diciembre, el PIB del Archipiélago creció un 9,7% interanual en el cuarto trimestre del año, y un 6,1% en el conjunto de 2021. Datos positivos que se acentúan aún más si lo comparamos con el conjunto del país, cuyo crecimiento fue menor que el canario: de octubre a diciembre de 2021 la media nacional creció un 5,2%, y en el conjunto anual aumentó un 5%.

Una recuperación que, sin embargo, vuelve a verse en una situación de incertidumbre derivada de factores externos que, nuevamente, pondrán a prueba la capacidad de las empresas del Archipiélago, dadas las importantes consecuencias globales que ya se están produciendo a causa del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y que limitarán el crecimiento de la economía canaria a lo largo del año 2022, según informa la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife en un comunicado

Santiago Seséa, presidente de la Cámara,  asegura que “aún es pronto para hacer previsiones a largo plazo, ya que el comportamiento de la economía dependerá de las dimensiones de este conflicto bélico, así como de su duración”. Sin embargo, a juicio de Sesé, “los vientos que soplaban a favor de la recuperación económica serán menos intensos, pero seguirán estando presentes”, previendo un retorno progresivo del turismo que, aunque se vea afectado por el incremento de los combustibles, se espera que supere las cifras registradas en el año 2021.

Por su parte, el director territorial de CaixaBank, Juan Ramón Fuertes, incide en la buena evolución del consumo en el último trimestre del año, con un incremento del 7% frente al mismo periodo de 2019. Esta reactivación ha estado motivada por factores como la demanda embalsada, una menor incertidumbre ante la evolución de la pandemia y la recuperación del mercado laboral, a pesar de la tasa de paro que aún afecta a Canarias. Asimismo, también señala que la morosidad se redujo por debajo del 4%, situándose por debajo del año anterior, sin que haya una previsión de incremento. 

Los precios de la energía y los combustibles, principal reto de 2022

Durante los últimos meses del año la inflación general repuntó de forma importante, cerrándose el año con un Índice General de Precios de Consumo del 5,8%, siete décimas por encima de la tasa nacional. Este incremento, producido mayoritariamente por la escalada de los precios de la energía, generó un efecto remolque que se observa en los datos de inflación subyacente (índice general que excluye los alimentos no elaborados y los productos energético al ser los más volátiles), indicador que se posicionó a cierre de 2021 en un 1,9%, 3,9 puntos por debajo del índice general canario. Los principales responsables de este crecimiento son la energía (que a lo largo de 2021 aumentó a una tasa del 42,4%) y el grupo especial de Carburantes y Combustibles (con una subida del 27%).

Para el presidente cameral, este incremento de precios es el principal limitador de una recuperación económica aún inconclusa, especialmente ante la previsión de que sigan aumentando como resultado del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, “que tendrá consecuencias a nivel global y que en Canarias se notará especialmente en una subida del precio de los transportes, algo especialmente sensible para una economía netamente importadora como es la nuestra. Esto influirá también en el sector turístico, al que la subida de la energía y los combustibles previsiblemente obligará a aumentar el precio de los billetes y del paquete turístico”.

Pese a estos importantes desafíos, el año 2022 seguirá siendo, a juicio de Sesé, un año de crecimiento en el que la pandemia, previsiblemente, pasa a ser un riesgo controlado y se reducen las restricciones sanitarias, suponiendo esto una mejora en las cifras del turismo respecto al año pasado. Canarias, como destino alejado del conflicto bélico, se posiciona como un destino llamativo hacia el que habrá que atraer más turistas dispuestos a gastar el ahorro acumulado durante los meses de pandemia.

Por último, la materialización de proyectos de inversión que transformen la economía de las islas como son los Fondos Next Generation dibujan también un horizonte optimista en los próximos años, siendo imprescindible para ello no solo una adecuada presentación y selección de proyectos, sino también una gestión ágil y eficaz que permita a Canarias tener un tejido productivo de primer nivel.

Fuertes destaca que 2022 ha arrancado con mucha inversión en proyectos de nueva planta y creación de nuevas empresas y actividades, con un repunte del 10% frente al pasado año. Desde la entidad financiera se considera que este año el papel de los fondos Next Generation EU será determinante para apuntalar el potencial de crecimiento de la economía a largo plazo, sufragando inversiones en digitalización, sostenibilidad y mejora de infraestructuras, que en la actualidad son difícilmente asumibles para un tejido productivo muy dañado por los efectos de la crisis sanitaria. En este sentido, CaixaBank continúa trabajando en programas de apoyo a pymes y empresas, para ayudar a canalizar los fondos y lograr un efecto multiplicador.

La recuperación de 2021, progresiva pero incompleta

La economía canaria se fue recuperando de forma progresiva conforme avanzó el año, tal y como apuntan los datos del Boletín Trimestral de Situación Económica, elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio y patrocinado por CaixaBank. Así, se observa cómo la demanda consiguió resistir el embate de la sexta ola de la pandemia, que trajo consigo la reintroducción de restricciones sanitarias severas tanto en el Archipiélago como en los países emisores de turistas. De este modo, indicadores como las ventas del comercio minorista, que aumentaron un 3,9% interanual durante el último trimestre del año, o la matriculación de turismos, con variaciones superiores al 10% en el mismo período, muestran este crecimiento que llevan consigo una mejora del empleo y del gasto turístico.

La inversión empresarial, por su parte, muestra claros y oscuros. Por un lado, se recupera el tejido productivo experimentando un crecimiento interanual de 1.979 (2,8%) empresas inscritas en la Seguridad Social, posicionándose en 60.084 en diciembre de 2021. De igual forma aumentan las sociedades mercantiles constituidas y el capital suscrito por las mismas. Sin embargo, la confianza empresarial no consigue mantenerse en positivo y retrocede un 4,1% arrastrada por el deterioro de las expectativas a corto plazo tras el impacto de la sexta ola de la pandemia en la economía de las islas.

Durante los últimos meses del año la compraventa de viviendas mostró una importante fortaleza acompañada de una recuperación de las hipotecas. Se produjeron 5.437 operaciones de compraventa lo que supone no solo un crecimiento interanual para este periodo del 33,4%, sino un registro superior al de la prepandemia cuando se formalizaron 4.727 operaciones.  El número de hipotecas sobre viviendas, en los meses de octubre a diciembre sube un 23,5% anual, al igual que el importe de las mismas, que aumenta un 25,4%.

Por lo que se refiere a la demanda externa, las exportaciones experimentan un aumento interanual del 7,5% en los meses de octubre a diciembre, mientras que las importaciones lo hicieron un 13,7% en el mismo período. Las exportaciones vía turismo continuaron recuperándose, aunque durante el tramo final del año este proceso se vio nuevamente lastrado por el deterioro de la evolución sanitaria en Canarias y en las restricciones en los principales mercados emisores de turistas. No obstante, hasta la reimplantación de restricciones sanitarias en el mes de diciembre como consecuencia de la sexta ola, Canarias acogió a un importante número de turistas extranjeros, tal y como indica la encuesta FRONTUR: de los 5.258.701 turistas llegados a Canarias en todo el año, más de la mitad (2.910.502) lo hicieron en el último trimestre del año y, sobre todo, en los meses de octubre y noviembre.

Esto también se refleja en los datos de la encuesta EGATUR que analiza el gasto turístico y muestra un incremento del 522,1% en el cuarto trimestre de 2021 respecto al mismo período de 2020, cerrando el ejercicio del presente año con 7.184 millones de euros de gasto acumulado, cifra que, sin embargo, todavía dista de 2019: 16.854 millones (-57,4%). El gasto medio turístico, por su parte, creció en los últimos meses del año un 10,8% y se sitúa en el mes de diciembre en 154€/persona/día.

Este crecimiento progresivo a lo largo del año también se produjo en el lado de la oferta, donde se aprecia una mejora en todos los sectores productivos durante los últimos tres meses del año con variaciones del PIB positivas entre la que destaca del sector servicios con un incremento trimestral del 2,2%. El resto de los sectores experimentaron ascensos más moderados liderados en términos relativos por la construcción con un crecimiento del 1,8%, a los que se le suman los de la agricultura y la industria con avances del 1,4% y 0,3% respectivamente. Atendiendo al comportamiento para el conjunto del año 2021 todos los sectores excepto construcción (-1,5%) crecen, empezando en intensidad por servicios (11,5%), seguido de agricultura (4,5%) y, finalmente, el aumento menos acusado se registró en el sector industrial (4%).

Sin embargo, los datos más positivos de este informe se encuentran en el comportamiento del mercado laboral de las islas. Gracias a mecanismos de contención como los ERTE y, sobre todo, a la reactivación parcial del gasto turístico, el empleo se ha revitalizado de forma notoria llegando incluso a superar a la propia recuperación de la economía del Archipiélago. De este modo, Canarias cierra el ejercicio 2021 recuperando el nivel de empleo perdido en 2020 y posicionando tanto las cifras de ocupados y parados como la tasa de paro en niveles similares a los de finales del año 2019. Así, en diciembre de 2021 se contabilizaron 938.000 ocupados y 219.100 parados según datos de la EPA, lo que supone un aumento de 110.600 ocupados y unos 59.900 parados menos que en diciembre de 2020, mientras que la tasa de paro es 6,3 puntos menor respecto al mismo período (18,9%).

Por su parte, la media de afiliados a la Seguridad Social es de 831.919 trabajadores, 50.234 (6,4%) más que hace un año, mientras que la cifra total de parados registrados a finales de 2021 era de 202.819 personas, 66.618 (-24,7%) menos que al cierre del año 2020.