Mirame Tv

Las coladas de lava, que se elevan en algunas zonas a 15 metros de altura, han afectado ya a un centenar de viviendas

Unas 5.000 personas pasaron su primera noche desalojados y pendientes de las consecuencias de la erupción para sus bienes

Una colada de lava, que avanza a 700 metros por hora y alcanza ya 15 metros de altura, ha sepultado ya a un centenar de viviendas en el municipio palmero de El Paso. La erupción, que comenzó ayer en la zona de Cabeza de Vaca, ha obligado al desalojo de 5.000 personas,  que pasaron la noche fuera de sus hogares y pendientes de la evolución del magma y de que no se vieran a afectados sus bienes. 

El alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, expresó hoy,  en declaraciones a Televisión Canaria, su desolación ante el desastre que está causando la erupción en un municipo,  que, además de la pandemia, sufrió en agosto pasado un incendio que afectó varias decenas de casas. 

Según Rodríguez, la colada, que iba avanzando por un barranco, ha crecido considerablemente en altura "hasta alcanzar unos 15 metros", por lo que supera ya el cauce y, por lo tanto, ha afectado a un mayor número de viviendas. 

Durante toda la noche las explosiones, la salida de magma y la emisión de gases y cenizas han sido constantes y ríos incandescentes de lava descienden ladera abajo en dirección a la costa, hacia los núcleos de La Bombilla y Puerto Naos, después de alcanzar anoche el barrio de Todoque, en el municipio Los Llanos de Aridane.