Mirame Tv

La aceptación de Madrid a los PCR en origen y destino a los turistas da la razón a Mohamed Jamil Derbah, el primero que los reclamó el año pasado

El empresario y asesor internacional celebra la medida y pide que se renueven los ERTE

Mohamed Jamil Derbah desde su despacho en Adeje mira las cosas con preocupación, ya que augura que no va a ver una buena temporada de invierno. Su atención está muy afinada, cada día más,  por su experiencia, por sus contactos.

Sabe que el turismo en Canarias está actualmente rondando el mínimo justo cuando empieza la temporada de otoño-invierno, su temporada alta. Según cálculos del sector, el sector cuenta con un 20% aproximado de instalaciones abiertas, y ninguna de ellas pasa del 30% de ocupación, con lo que la ocupación total en el archipiélago, estaría en el 7%. Considera que “a mediados de octubre volveremos a tener unos leves movimientos turísticos y que tardaremos entre tres y cinco años en recuperar los volúmenes de 2019”.

Por eso echa manos de los datos y asegura que la temporada de invierno, cuando cierran mercados como el balear y el catalán, suele traer llenos turísticos y precios más altos. Eso, en un año normal, apelativo que no se ajusta en nada a 2020. Entre enero y julio de 2019, entraron a las islas por vía aérea 8,8 millones de turistas. Este año, la cifra se ha reducido en un 61% hasta apenas 3,3 millones de visitantes, con sendos ceros turísticos en abril y mayo. Y no solo está la afluencia, también es una cuestión de precio. Los ingresos por habitación disponible (conocido como RevPAR en el sector) han pasado de 61,74 euros en julio de 2019 a apenas 26,43 este año, un descalabro de casi el 70%, según las cifras del Instituto de Estadística de Canarias (ISTAC).

Indica que la primera señal de alarma se sonó a finales de julio, cuando Reino Unido impuso la cuarentena a todos los turistas que procedieran de Canarias. El golpe de gracia, sin embargo, lo dio Alemania a principios de septiembre, cuando incluyó a las islas dentro de la lista de zonas consideradas de riesgo por la prevalencia de los contagios de coronavirus. Estos dos países son los principales emisores de turistas y suponen el 55% de los visitantes totales.

Derbah precisa que la cuestión es que las islas cuentan con pocas alternativas al turismo de masas al que ha confiado de forma directa el 35% de su PIB y el 40% del empleo. En todo caso, lo que impera es el corto plazo: es decir, salvar miles de empresas y puestos de trabajo. Las esperanzas pasan por varias medidas. Sobre todo por una: lograr pactar los llamados corredores turísticos, que faciliten el traslado de viajeros entre dos puntos (obre todo entre Alemania y Reino Unido hasta el archipiélago).

Mohamed Derbah que se adelantó a todo el mundo celebra el visto bueno por parte de Madrid a los test PCR en origen y destino para los turistas que visiten las islas, lo que podría aliviar las exigencias de cuarentenas. Estos test, de hecho, ha constituido su reclamación desde que se levantó el confinamiento. El retraso en su implantación no ha le ha sentado nada bien. “Es una medida que propusimos, por la que luchamos, y en la que insistimos ahora hace tres meses, cuando Canarias era una zona segura, y el peligro era infectarnos nosotros de los turistas", sentencia Derbah.

En todo caso, insiste que será necesaria además una prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). “Y no hasta final de año, como negocian el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales con carácter general, sino hasta que se recupere de forma estable la conectividad aérea y la capacidad de recibir turismo de los principales países emisores”, finaliza Mohamed Derbah.