Mirame Tv

El empresario Antonio Plasencia logra el tercer grado

El acuerdo de la familia con el Ayuntamiento de Santa Cruz para compensar el caso Las Teresitas ha facilitado su salida de prisión

El empresario Antonio Plasencia, condenado a prisión por el caso Las Teresitas, logra el tercer grado.   Plasencia, que fue presidente de la patronal de la construccion tinerfeña, cumplía una condena de cinco años y seis meses, pena dictada por la Audiencia Provincial y ratificada por el Tribual Supremo. La Justicia le concede este beneficio penitenciario después de considerar pagada la decuada de que pago de la responsabilidad civil objeto de la sentencia condenatoria.

Hay que recordar que el caso Las Teresitas es una operación que se remonta a 2001, cuando el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife pagó 52 millones de euros a Inversiones Las Teresitas (ILT) por unos terrenos valorados en 20 millones, según la tasación de la arquitecta municipal Pia Oramas. Los propietarios de ILT eran Antonio Plasencia e Ignacio Gonzalez.

Por este caso fueron condenados tambien el empresario Ignacio González ( ya fallecido); el exalcade de Santa Cruz y exsenador, Miguel Zerolo; el exconcejal de Urbanismo, Manuel Parejo, y los funcionarios José Tomás Martín y Víctor Reyes. Los seis condenados tenían que devolver a las arcas públicas de forma solidaria la cuantia detraida  por la compraventa del frente de playa. 

El pasado 16 de julio el Ayuntamiento de Santa Cruz anunció un acuerdo con la familia de Antonio Plasencia para obtener la titularidad de dos edificios en la capital como pago de la sentencia. El acuerdo admite dos inmuebles como parte de la deuda 97 millones de euros, una cuantía que, aunque no completa la deuda contraída por los condenados con el consistorio capitalino por la compraventa del frente de playa, sí subsana la mayor parte. Ahora la Justicia considera abonada  la responsabilidad civil objeto de la sentencia que llevó a Plasencia a prision.

La recuperación de parte del dinero de Las Teresitas también ha sido posible por la apertura de diligencias penales contra la mujer y los hijos del empresario, después de que el Ayuntamiento presento una querella por alzamiento de bienes en las empresas del constructor. 

No hay que olvidar que, tal y como publicó mirametv.com, Plasencia se declaró en concurso de acreedores antes de que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife pudiera recuperar los casi 100 millones de euros, resultado de sumar los 53 millones malversados y los intereses generados, que los seis condenados tenian que devolver a las arcas municipales.