Mirame Tv

Anpe exige a Educación un plan de retorno a las aulas que garantice la seguridad de alumnos y docentes

La sindicato docente propone 60 medidas para afrontar el final de curso y el inicio del próximo

ANPE Canarias ha exigido hoy a la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes un plan de retorno a las aulas que garantice la seguridad de alumnos y docentes.

En una nota de prensa, el sindicato con más representación en la enseñanza no universitaria de las Islas urge a elaborar un estudio ambicioso de la vuelta a los centros  en la Mesa Técnica, que incluya, entre otros aspectos, las necesidades de personal y de adaptación de infraestructuras del sistema público educativo para cumplir con las medidas de distanciamiento social y de prevención de contagio mientras no exista vacuna para la covid-19.

Estas propuestas forman parte de un listado de 60 propuestas que ha elaborado la organización sindical para nutrir ese plan y que van dirigidas a todos los niveles y etapas educativas. El documento ha sido presentado esta misma mañana en el registro electrónico del departamento que dirige la consejera María José Guerra.

La organización sindical lamenta que a pesar de que la Consejería baraja cinco escenarios posibles de retorno a las aulas y que el primero está fechado en el mes de mayo, aún no ha presentado ningún borrador sobre cómo será esa vuelta a los centros educativos. En ese sentido, ANPE Canarias considera que deben tenerse en cuenta las actuaciones que están llevando a cabo otros países, como Francia, donde se ha acordado ya reducir el número de alumnos por aula. También propone hacer un estudio de los espacios educativos del Archipiélago y una previsión de los equipamientos de protección individual (EPIS) que requerirá la comunidad educativa, además de valorar una incorporación progresiva del alumnado al centro educativo que le corresponda.

 

En concreto, el sindicato entiende que los grupos deben estar conformados por entre 10 y 15 alumnos, en función de la etapa educativa. “Debemos garantizar grupos más pequeños para el alumnado de menor edad y llegar hasta los 15 alumnos por grupo en Secundaria y Bachillerato”, explica Pedro Crespo, presidente de ANPE Canarias. 

 

“Nunca nos hemos enfrentado a un cambio de paradigma como el actual. La adaptación a la nueva normalidad exige múltiples cambios que afectan a la logística, la gestión y la forma de enseñar. No podemos quedarnos rezagados, porque impulsar un plan de estas características necesita de la complicidad de toda la comunidad educativa. Necesitamos liderazgo”, añade.

 

En ese contexto, el sindicato califica de prioritario “repensar las infraestructuras” y elaborar “planes de contingencia” por si en otoño o invierno se producen nuevos brotes del coronavirus y hay que volver a clausurar los centros educativos. “La enseñanza on line tiene mucho que mejorar en Canarias, tenemos que aprovechar este momento como una oportunidad. Faltan medios y falta formación. La Consejería debería entender que los docentes están trabajando y dando lo mejor de sí mismos, estén dentro o fuera de su zona de confort, y que merecen apoyo, respeto y recursos”, puntualiza Crespo.

 

Las 60 medidas del sindicato atienden a las necesidades de las diferentes etapas educativas.  En ellas se incluyen propuestas logísticas y propuestas relacionadas con la labor docente para afrontar con garantías lo que resta de curso y el inicio del siguiente.

 

Dentro del bloque de medidas logísticas destacan la desinfección de las aulas y de todos los espacios de los centros educativos; las adaptaciones al puesto de trabajo de todos los profesionales con patologías previas y que tengan mayor riesgo de contagio; el establecimiento de criterios para el desdoble de grupos; la separación de mesas y/o pupitres para cumplir con la distancia social recomendada; la incorporación escalonada del alumnado (en función de cuándo se decida volver a las aulas); la redacción de protocolos de actuación claros y sencillos ante posibles casos de Covid-19 en un centro; normas para permitir la celebración de las pruebas de acceso a los conservatorios; medidas para garantizar la seguridad del alumnado transportado, ya que habrá́ que adaptar el vehículo de transporte a la nueva realidad; y la adaptación del espacio del comedor a la nueva realidad de normas higiénicas y de distanciamiento social.

 

En el apartado de medidas vinculadas directamente a la labor docente del profesorado, ANPE Canarias reclama la necesidad de establecer modelos claros y sencillos de cómo deben hacerse los planes de recuperación y de adaptación del currículo para el curso 2020-2021; respeto a la autonomía del profesorado para determinar qué alumnado debe o no promocionar; ratios razonables y acordes a las necesidades actuales (normas higiénicas y de distanciamiento social); adopción de medidas para incorporar en las programaciones didácticas; posibles retornos a la situación de confinamiento y, por consiguiente, a la enseñanza a distancia; y formación actualizada en TAC (Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento).