Mirame Tv

El fuego ha arrasado ya 350 hectáreas en la cumbre de Granadilla

Pendientes de más de 40% dificultan los trabajos de extinción

El incendio forestal que desde el domingo afecta a la cumbre de Granadilla de Abona afecta ya a 350 hectáreas y, pese a que el operativo de extinción  ha logrado acceder a todo el perímetro del incendio, unos 9,8 kilómetros, el fuego no está todavía estabilizado.

Los efectivos movilizados por el Cabildo, más de un centenar de personas entre personal propio y de otras administraciones, concentrarán todo el esfuerzo durante esta noche y mañana en intentar controlar el siniestro, que afecta fundamentalmente a de pinar y matorral, según una nota de la corporación insular.

En las tareas de extinción interviene personal de las brigadas forestales del Cabildo, de la Unidad Militar de Emergencia, que tiene previsto desplazar desde Sevilla a un retén de relevo, así como efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Local de Granadilla y una brigada del Cabildo de Gran Canaria.

En cuanto a los medios técnicos, durante este martes han trabajado en la zona cuatro helicópteros del Gobierno de Canarias dado que los dos hidroaviones solicitados al Ministerio de Medio Ambiente no han podido despegar de la Península debido a las condiciones meteorológicas adversas.

Una de las principales dificultades a las que se enfrenta el operativo es la difícil orografía del terreno, con pendientes de más del 40 por ciento, que se suma al fuerte viento registrado durante el día de ayer que dificultaba las tareas de extinción, una situación que ya ha mejorado en las últimas horas.

El operativo desplegado en la zona sigue trabajando para intentar controlar cuanto antes el siniestro, que tiene un frente especialmente activo en la parte este del perímetro. La superficie total afectada, así como las causas del incendio, no podrán concretarse hasta que no se dé por extinguido y el personal especializado determine cuál fue su orige