Mirame Tv

Tenerife pone la marcha atrás en reciclaje

El Complejo de Arico recuperó solo el 4,06% de la basura en 2014 frente al 6,4% de 2012 / El desplome coincide con el despido de 28 trabajadores de la planta de tratamiento mecánico

Poco le ha durado la alegría al Cabildo de Tenerife por el aumento de la productividad del Complejo Medioambiental de Arico, que en el año 2012 llegó a reciclar el 6,4% de la basura que llegaba a la planta. Si a mediados de 2013 el consejero insular de Sostenibilidad de Recursos, Miguel Díaz-Llanos, sacaba pecho porque la instalación se acercaba a la media nacional, que se sitúa en el 7%, e incluso se atrevía a marcar el objetivo de "recobrar el 10%", el balance un año y medio después no puede ser más negativo. Según ha denunciado la plataforma La incineración no es la solución, el ejercicio 2014 se cerró con una media anual de recuperación de residuos del 4,06%, como muestran los datos oficiales de la Corporación que preside Carlos Alonso, de Coalición Canaria.

El desplome coincide en el tiempo con el despido de 28 trabajadores de la planta de tratamiento mecánico biológico, conocida como todo-uno, que prestaban servicios para la empresa Selecatar, de la Fundación Ataretaco, subcontratada por la concesionaria del servicio de gestión de residuos en la Isla desde hace más de 30 años, Vertresa. Desde que se produjo la reducción de personal, en diciembre de 2013, el Complejo Medioambiental de Arico se ha movido en porcentajes de reciclaje que rondan el 4%, una cifra que no se alcanzaba en las instalaciones de Arico desde hace años. 

La caída de la actividad llega, por si fuera poco, en medio de la guerra abierta entre el Cabildo de Tenerife y los ayuntamientos, como adelantó mirametv.com, por las discrepancias en el modelo de gestión de residuos que la Corporación insular quiere imponer en el concurso que prepara para licitar la concesión de Vertresa, que caducó el pasado 31 de diciembre. Los municipios, además de cuestionar la legalidad de la propuesta a través de un informe jurídico, critican la opacidad de los datos que aporta el Cabildo, algo en lo que coincide la plataforma, y piden una concesión de cinco año como alternativa mientras se elabora un plan con las cifras de la basura que se genera y lo que realmente se recupera en Arico.

En paralelo a la discusión administrativa, la Justicia ha dado la razón a varios de los trabajadores afectados al declarar improcedentes sus despidos, aunque los antiguos empleados de Selecatar han recurrido el fallo porque consideran que la decisión de la empresa debe ser considerada nula. La salida de los 28 despedidos fue justificada por la entidad en base a la caída de la generación de residuos, consecuencia lógica de la crisis económica, para lo que utilizó un procedimiento "lleno de irregularidades", según argumentan los propios trabajadores, entre otras cosas, porque la sociedad de la Fundación Ataretaco ignoró las condiciones que establece el Convenio Colectivo del Sector de Limpieza Pública, por el que debe regirse. 

En julio de 2013, durante un recorrido por las renovadas instalaciones de la planta de Arico, cuya ampliación costó tres millones de euros, el por entonces presidente insular, Ricardo Melchior, aseguró que las mejoras llevadas a cabo "refrendan el impulso que desde el Cabildo de Tenerife se pretende dar a la recogida de basura como una oportunidad de crear empleo". A su lado, Díaz-Llanos insistió en que "el personal que trabaja en el Complejo Ambiental separando los residuos está compuesto por personas que se encuentran en riesgo de exclusión social". La realidad es que un año y medio después, los datos de recuperación caen en picado y en las instalaciones que gestiona Vertresa hay 28 trabajadores menos.