Mirame Tv

La trama Corredor obtenía carnés profesionales sin pasar los cursos

La Policía Judicial investiga a una asociación vinculada con el imputado José Antonio Santana por expedir permisos de alto riesgo para manipular alimentos sin dar la formación requerida

Desde estafar cerca de 4,5 millones a la Seguridad Social, hasta pequeños fraudes para obtener carnés profesionales sin pasar los cursos requeridos; así era el día a día de la trama empresarial investigada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de La Laguna en el marco de la Operación Corredor. Un oficio de la Policía Judicial de julio de 2010, que obra en el sumario del caso, al que ha tenido acceso mirametv.comdetalla cómo algunos gestores de locales vinculados con el principal investigado, el abogado Evaristo González, obtenían permisos de alto riesgo para manipular alimentos sin necesidad de superar la formación correspondiente

Los investigadores narran, a raíz de las pruebas arrojadas por las intervenciones telefónicas, lo que consideran una práctica común de la Asociación de Empresarios Hosteleros y Comerciantes afines de Tenerife (Aehcate), integrada en la Federación Empresarial Canaria de Ocio y Restaurantes (Fecao), que preside el imputado José Antonio Santana. En el informe policial se destaca que "se pone de manifiesto que a finales del mes de junio, una persona llamada José Manuel, perteneciente a la Aehcate, entregará a los afines de Juan Carlos Martín [también imputado] los carnés de manipulador de alimentos de alto riesgo sin necesidad de que realicen el curso de formación preceptivo, todo ello conforme a las instrucciones recibidas por una persona llamada José Antonio". El principal beneficiario, regente de negocios como el pub Mónaco o la cafetería Don Tito, llega incluso a "elaborar una lista con sus empleados y amigos que recoge el llamado José Manuel del despacho de abogados de Evaristo". La Policía concluye que "en el mes de julio ya hay constancia de que han sido entregados los carnés".

Son varias las páginas especializadas que a través de internet anuncian cursos para obtener carnés de manipulador de alimentos de alto riesgo, ya sea de modo online o de manera presencial. El coste aproximado de la formación, con variantes según las ofertas, está alrededor de 20 euros, en los casos más económicos, por entre ocho y diez horas de docencia. Las personas que tienen que obtener este tipo de permisos son las que por su actividad laboral tienen contacto directo con los alimentos durante su preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución o venta, según recoge una de las web consultadas.

La Policía considera que estas prácticas evidencian una "presunta falsedad documental en la expedición de los carnés de manipulador de alimentos, pues los beneficiarios son personas que no han realizado y superado el preceptivo curso, por lo que se entiende que se han de falsificar además las actas del curso con las calificaciones obtenidas por los alumnos".    

Un ejemplo de esta forma de operar se refleja en una llamada interceptada el 24 de junio de 2010, en la que el representante de Aehcate se dirige a Juan Carlos Martín, considerado uno de los presuntos testaferros de Evaristo González: "Lo de los carnés te lo hago, eso ya te lo dijo Pepe [en alusión a José Antonio Santana], eso es gratuito, eso no te va a costar nada, eso se lo hacemos nosotros a todos los asociados nuestros y a las empresas que llevan con nosotros el tema de prevención de riesgo laboral y guía sanitaria”. En esa conversación, el que se identifica como José Manuel le indica que precisa los nombres completos y DNI de todas las personas que necesiten los permisos profesionales. Nada más colgar el teléfono, el supuesto beneficiario llama a su cafetería y le pide a una de sus empleadas sus datos personales y los de otros cuatro trabajadores “para sacar lo de manipulador de alimentos y de alto riesgo también".

 

"Me lo van a hacer sobre la marcha"

Un minuto después, Juan Carlos Martín "llama a su amigo Artur", según el oficio policial, y le pide una lista de tres empleados más para los que desea obtener la autorización: "Me lo van a hacer sobre la marcha sin necesidad de hacerlo [en referencia al curso de formación], el de manipulador de alimentos y el de alto riesgo". Según el relato de los investigadores, "Artur se lamenta de no haber conocido antes a Juan Carlos y haberse evitado así realizar el curso de formación". No es hasta cinco días después, el 29 de junio de 2010, cuando Martín telefonea al representante de la asociación que lidera José Antonio Santana para decirle que "ya dispone de la lista de empleados para la obtención del carné de manipulador de alimentos y que la dejará al día siguiente en el despacho de Evaristo, cerrada y con su nombre para que pase a recogerla".   

La operación se repite el 1 de julio de ese mismo año, cuando el gestor del pub Mónaco y la cafetería Don Tito llama a otra persona para preguntarle "si dispone de carné de manipulador de alimentos", pues su intención es obtenerlo para el personal laboral de ambos locales: "Tan solo necesito tu nombre completo y DNI", a lo que su interlocutora, que unos días antes se había estado informando con una amiga sobre cómo obtener el permiso, responde sorprendida: "¿Ya está, dado así, por la cara, así?". Dos horas y media después está registrado un mensaje de texto de la interesada con sus datos personales

El círculo se cierra el 6 de junio de 2010, fecha en la que vuelven a telefonearse el llamado José Manuel y Juan Carlos Martín. El representante de Aehcate informa de que, al final, recibió los datos a través del ordenador: "Creo que, si no me equivoco, que al mediodía me lo enviaron por correo, o sea que mañana o pasado mañana ya te los dejo ahí”. Una semana después, el propio Martín llama a una de las beneficiarias del fraude y “le hace saber que ya dispone de su carné de manipulador de alimentos, por lo que acuerdan verse y entregárselo". 

El juez César Romero Pamparacuatro instruye en la actualidad la conocida como Operación Corredor, por la que se encuentran imputadas un total de 44 personas por múltiples delitos vinculados con decenas de negocios gestionados por el principal investigado, el abogado y empresario Evaristo González Reyes. Una de las piezas separadas afecta directamente a la figura del alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, y otros cargos públicos del Ayuntamiento.   

 

(Fotos: arriba, José Antonio Santana, presidente de la Fecao; abajo, la cafetería Don Tito).