Mirame Tv

El mamotreto fractura el voto de CC y PSOE en la capital tinerfeña

Los nacionalistas recuperan el consenso con el PP y tumban una moción de Ciudadanos para cumplir con la sentencia penal que dictó el derribo / Los socialistas se desmarcan de su socio de Gobierno

El pacto político en Santa Cruz de Tenerife entró hoy en fase crítica durante la celebración del pleno municipal, después de la ruptura de la disciplina de voto entre los dos socios del Gobierno local: Coalición Canaria (CC) y PSOE. La culpa la tuvo la moción presentada por Guillermo Guigou, concejal de Ciudadanos, para exigir que "se cumpla la sentencia del Juzgado Número 5 de lo Penal" sobre el mamotreto, que ordenó, en febrero de 2014, el derribo del edificio de aparcamientos de Las Teresitas y estableció penas de prisión para tres exconcejales y tres funcionarios del Ayuntamiento capitalino. La decisión de los socialistas de apoyar la propuesta dejó la mayoría en manos del PP, que esta vez votó de la mano con los nacionalistas.

El proponente fue tajante a la hora de insistir, una vez más, en la necesidad de tirar el edificio, para lo que se apoyó en el último informe de la directora técnica de los Servicios Jurídicos de la Gerencia de Urbanismo, en el que se pide a la juez que dictó la sentencia que aclare si, como ya dijo en su fallo judicial, el edificio es ilegal. Guillermo Guigou destacó especialmente el párrafo en el que la abogada municipal asevera que "no cabe dar cobertura legal vía modificación del planeamiento a actuaciones urbanísticas que han sido declaradas judicialmente ilegales". El concejal de Ciudadanos anunció que su formación política estudia "la posibilidad de pedir responsabilidades penales por votar en contra de la ejecución de una sentencia", y acusó a CC de "arropar la corrupción".

El PSOE defendió su postura a través del concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, que explicó que "llegados a este momento, lo que toca es ejecutar la sentencia". El primer teniente de alcalde criticó también el "sorprendente ruido mediático que se ha generado ahora, cuando ya está todo juzgado", y apuntó directamente a "tres arquitectos". Todo ello bajo la atenta mirada de su socio de Gobierno, José Manuel Bermúdez, que no intervino en la discusión de esta moción.

El alcalde dejó toda la argumentación de CC en manos de su portavoz, José Alberto Díaz Estébanez, que acusó a la oposición de utilizar la moción como "arma política". El edil nacionalista recordó, como ya hizo en la última comisión de control, que para su partido "este no es el principal problema de Santa Cruz", y contestó a Guigou que no tiene "miedo a que vaya a los tribunales".

El PP justificó su apoyo a CC bajo el argumento de que "mantener una obra pública en suelo público es de interés general; lo otro son intereses partidistas". El concejal Manuel Fernández mostró durante su intervención la ficha que viene en el Plan General de Ordenación (PGO) y en la que "se mantiene el edificio de aparcamientos". Una afirmación a la que José Ángel Martín respondió que solo es "a modo indicativo". El edil conservador insistió en que "bastante falta hace el edificio, que elimina los aparcamientos de la superficie de la playa".

En cuanto al resto de partidos que componen el Grupo Mixto junto a Ciudadanos, Alternativa Sí Se Puede y Por Tenerife, coincidieron en apoyar la moción de Guigou. José Manuel Corrales tiró de ironía para darle "un consejo" a Bermúdez: "No se presente a las elecciones como el alcalde mamotreto". Pedro Arcila, abogado de profesión, recordó que en su momento se encargó de redactar la denuncia de ATAN, una de las tres que se presentaron en los juzgados y que dieron pie a la instrucción penal del Caso Mamotreto, y pidió que "no se siga alargando algo que los tribunales no van a permitir".

 

Una segunda moción

Media hora después, el salón de plenos acogió una nueva moción sobre el mamotreto, esta vez presentada por el PP para "solicitar la legalización del edificio de servicios de la playa de Las Teresitas". No deja de ser significativo que el primero de los seis puntos de la propuesta "reitere la firme voluntad de cumplir y hacer cumplir las resoluciones y sentencias judiciales, en todos sus términos y fundamentos", lo que, esta vez sí, recibió el apoyo de CC. Los seis apartados se votaron por separado.      

En este debate sí quiso tomar la palabra el alcalde, que explicó que, a pesar de que se manifestó en contra de la moción de Ciudadanos, "siempre" va a cumplir "las sentencias judiciales". Bermúdez quiso aclarar que no debe "apartarse de los informes técnicos" elaborados por los funcionarios del Ayuntamiento capitalino. "Ni de manera externa o interna, jamás he podido dar pie al incumplimiento de una orden judicial; tampoco creo que a estas alturas de mi trayectoria tenga que demostrar mi honestidad, otros a lo mejor aún les queda por demostrarla", concluyó el dirigente nacionalista.

Más allá del lío generado por el debate político y dos mociones que versaban sobre el mismo asunto, el derribo del mamotreto depende, una vez más, de Beatriz Méndez, titular del Juzgado de lo Penal Número 5 de Santa Cruz de Tenerife. La juez tendrá ahora que responder al Consistorio si, como ya dijo en la sentencia, el edificio es ilegal e ilegalizable y debe derribarse en su totalidad; o por el contrario, se enmienda a sí misma y deja resquicio sobre la legalidad de alguna de las partes del parking que pudiera permitir su autorización y evitar la demolición. El final del culebrón del mamotreto vuelve a ser cuestión de tiempo.