Mirame Tv

¡Ay, señor, señor!

El presidente tinerfeño, Carlos Alonso, mostró unos días atrás en Facebook su malestar por las críticas que recibe en relación con algunos proyectos del Puerto de la Cruz. En uno de esos grupos, En lenguas del Puerto?, Alonso respondió a varios comentarios negativos sobre el proyecto de la nueva piscina con una reflexión: "¡Ay, señor, señor! Casi mejor no meterse en intentar solucionar los problemas que no son de uno. Mejor me lo tomo con humor y paciencia y sigo mirando hacia adelante". Pero no fue lo único que escribió. Aprovecho y espetó: "La reunión con los clubes para explicar que, punto número uno, la piscina municipal requiere de un arreglo completo (tirarla toda y hacer una nueva), que, además, punto número dos, Costas tiene que otorgar la concesión en favor del Ayuntamiento (porque está en dominio marítimo), y que, punto número tres, el Cabildo va a asumir la financiación y ejecución de un centro al que vamos a dar la categoría de centro insular, lo que supondrá más de 7 millones de inversión".

Carlos prosigió y publicó: "La alternativa, claro, es que el Cabildo no hubiera pasado por ahí y no se hubiera comprometido con sacar adelante un problema que es municipal. Qué mala suerte la mía, que además estoy permanentemente en este y otros foros dando la cara y, claro, así a uno se la parten. Lo digo con toda la buena voluntad y el deseo de seguir peleando por este y otros proyectos en el Puerto".

A gusto se quedó el presidente. Y a gusto con su respuesta también quedaron las chicas de sincronizada, los muchachos del waterpolo y los ciudadanos que aún esperan la reparación de una piscina que no volverá a como la imaginábamos, sino tirada abajo y puesta en pie de nuevo. Y todo esto que debiera ser un asunto municipal a solucionar entre el grupo de gobierno y la oposición se ha convertido en otra chifladura más que ha dejado nuevamente a los vecinos boquiabiertos y a Carlos Alonso encajando golpes que no le corresponden.

*Siete millones de euros

Y ahora, mientras unos prefieren armar polémica donde no debiera haberla y ensuciar las esperanzas de los portuenses, otros prefieren ser realistas, aparcar las diferencias y ponerse a trabajar en una nueva piscina, más avanzada, adaptada a los nuevos tiempos y a la altura de una ciudad tan importante como el Puerto. Tal es así que el pasado lunes fue presentado el proyecto básico de la nueva piscina del Puerto de la Cruz, concebida ahora como el Centro Insular de Deportes Acuáticos, con una inversión de siete millones de euros, de fondos insulares, y que se hará realidad en cuanto Costas otorgue una concesión de los terrenos al consistorio, y se adjudiquen los trabajos.

*Más de 800.000 turistas

Sería injusto, por el bien de la ciudad, que este y otros proyectos que el Puerto necesita no salgan adelante. Pero frente al pesimismo casino de algunos, convendría recordar que el proceso de renovación de la planta alojativa que discurre paralelo a la mejora del espacio turístico público, en el que ya se han invertido casi 30 millones de euros en medio centenar de actuaciones desde el año 2007. A la vista de la gente está el acondicionamiento de calles y paseos emblemáticos como el de San Telmo (Dios mío, la que se lió en su día), la calle Mequinez o La Hoya, ejecutado por el Cabildo, y que ha supuesto un impulso para el sector comercial que lo demandaba a gritos, y que ahora cuenta con un entorno mucho más proclive para atraer a potenciales clientes que pasean por la zona.No hay que tener muchas luces para ver las mejoras en playas y zonas de baño, en edificios históricos como el Castillo de San Felipe o en parques, paseos, fachadas y plazas han dado a la ciudad un nuevo aspecto.Y ya se ha encargado el presidente del Cabildo de repetir por activa y por pasiva que la renovación del destino no pasa únicamente por acometer obras de mejora en hoteles y espacios públicos. Pasa también por convertir el municipio en un destino moderno con una infraestructura tecnológica de vanguardia a través del desarrollo de las TIC, de forma que se puedan crear servicios diferenciales y altamente competitivos a través de la iniciativa Puerto de la Cruz: ciudad y destino inteligente.Y todo lo relatado, que son hechos, está dando sus frutos porque el número de turistas que se alojaron en el 2016 en la ciudad fueron un 15 por ciento más de que el año anterior, un total de 876.529 turistas, que suponen la cifra más alta de visitantes de los últimos ocho años.

*Opiniones para todos los gustos

El portavoz del PSOE, Marco González, no opina lo mismo que Alonso, y en su derecho está, y ha pedido a CC y PP que "dejen de mentir a los ciudadanos del Puerto". Dijo el líder socialista que, "Alonso hace el ridículo anunciando que el plazo para recibir la concesión por parte de Costas es indeterminado". Para González, "lo único indeterminado aquí es la paciencia de los portuenses ante tanta tomadura de pelo". Creo que no estaría mal, y ayudaría a bajar el nivel de crispación, si, en un alarde de responsabilidad política, Marcos González le pregunta a su compañero socialista AurelioAbreu, socio de Alonso en el gobierno insular, si el Cabildo que el vicepreside se vacila de los portuenses. Y si todo esto es de la piscina es una tomadura de pelo de CC y PSOE que gobiernan juntos la Isla.

Por otro lado, los de ACP no apuntan nada nuevo, estos optaron en su discurso por un corta y pega. Los asamblearios exigen a Alonso y a LopeAfonso que "dejen de torear a la ciudadanía con la piscina, que va camino de convertirse en el enésimo culebrón de proyectos que se eternizan".

*Postdata

Estimado Carlos, efectivamente todo esto que hoy le cuento a los lectores de este periódico te pasa, como bien has publicado té, "por meterte donde no te llaman". Pero recuerda que la gente quiere políticos golifiadores, entrometidos, interesados por los problemas de sus vecinos, conseguidores. Dejar que la pasividad de algunos paralice tus acciones, que son las acciones de la isla, o tu preocupación constante por el puerto, sería injusto. Injusto sobre todo para los vecinos que te respetan y saben que llegaste allí no para mentirles o venderles humo, sino para devolver en justicia lo que una ciudad tan importante como la del Puerto de la Cruz se merece. No permitas que unos pocos te quiten el ánimo para seguir entrometiéndote en los problemas de tu isla, aunque no estén dentro de tus competencias. Tu palabra a las niñas de natación sincronizada, a los muchachos del waterpolo o a los desesperanzados vecinos del Puerto de la Cruz, tiene más valor que los chillidos de cuatro voceros (los de siempre) a los que le conviene que esa preciosa ciudad no avance. He dicho.