Mirame Tv

Colapso histórico en las Urgencias del Hospital Universitario de Canarias

La falta de espacio y de camas provoca que el centro no pueda dar acogida a todas las personas que precisan ingreso / Cientos de pacientes permanecen hacinados en los pasillos de emergencia

El Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Canarias está sufriendo un nuevo colapso en sus instalaciones. La falta de espacio y de camas ha producido que el centro no pueda dar acogida a todos los pacientes que precisan ingreso, ni siquiera a través de la derivación a los centros concertados. Cientos de pacientes permanecen agolpados en Urgencias, hacinados en los pasillos que dan acceso a la unidad y en los pasillos de emergencia, espacio que ha pasado a denominarse por los trabajadores del centro como “zona cero” por los continuos episodios de caos que se han registrado en los últimos años con la llegada masiva de pacientes. El repunte de la gripe y la incidencia de la calima en la salud de las personas con problemas respiratorios han provocado en esta ocasión el aumento de pacientes en el Servicio de Urgencias que, según Francisco Bautista, Secretario General de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Canarias, no justifica “en ningún caso” la situación.

En el programa Tenerife Al Día La Tertulia de Mírame TV, Bautista también ha señalado que no es un hecho aislado lo que está pasando, sino que la saturación se ha producido también durante todo el mes de diciembre y que “sólo ha aumentado la gravedad”. Según Bautista, en esencia esto se debe a que “no existe un Plan de Urgencias y seguimos esperando por el Gobierno para diseñarlo y ponerlo en marcha. Este hacinamiento va a seguir produciéndose porque no hay una verdadera solución a la realidad ni por parte de la dirección del Hospital ni por parte del Gobierno canario”.

La situación es tal que los sindicatos ya han dado la voz de alarma porque estamos ante el colapso más importante que las Urgencias hospitalarias han vivido en mucho tiempo. El Hospital Universitario está preparado actualmente para atender a unos 280 usuarios diarios y según las cifras que maneja UGT-Canarias, se están atendiendo actualmente a más de 470. Otra de las situaciones incómodas que está provocando esta situación es la falta de intimidad de los pacientes que, en caso de tener que cambiarse de ropa o de utilizar un chato, están a la vista de todo el mundo, familiares, pacientes y trabajadores del centro.

Este lunes el desbordamiento del Servicio de Urgencias fue tal que desde el HUC se tomó la decisión de suspender la visita de los familiares a los pacientes en horario de mañana para no dificultar el trabajo de los sanitarios en las dependencias. La aglomeración de pacientes y la falta de espacio y camas para atenderles también están provocando que las ambulancias tengan que esperar para bajar  a los pacientes que transportan.

Han sido los propios trabajadores del centro y los familiares los que a través de las redes sociales y de la plataforma de WhatsApp de Mírame TV, nos han hecho llegar sus impresiones y nos han puesto en la pista de lo que está pasando, ya que desde el HUC se intenta que los medios de comunicación no consigan material gráfico que ilustre la situación para poder mostrar y denunciar los hechos:

-“Desde el día siete, con mi padre en Urgencias, en un pasillo. He visto de todo y me siento indignada, cabreada e impotente. Sólo pido que alguna vez los que gobiernan vivan lo que mi familia está pasando”

-“Las Urgencias del HUC son una vergüenza, más propias de un país subdesarrollado que de una sociedad europea. Estuve allí y fui testigo recientemente de un trato denigrante, gente enferma y hacinada que llevaba noches durmiendo en un sillón y compartiendo un baño entre más de 30 personas. Las enfermeras desquiciadas, era algo indigno e inhumano”

-“Estuve el domingo en Urgencias del Hospital Universitario con mi madre de 87 años. Fue derivada de su centro de salud en ambulancia y estuvo tres horas y media en la puerta de Urgencias a la espera de una camilla”

-“Soy trabajadora del HUC y  trabajo en Urgencias. Los trabajadores nos sentimos impotentes y manipulados en todos los sentidos. Cuando bajan los de corbata a pasearse por allí, el gerente se ocupa de que todo se vea bonito. Pero cuando estamos en el caos, ni se asoma, según él, son casos puntuales”

-“Tengo un familiar en Urgencias hace tres días. Cuando fui a la visita del mediodía no me dejaron verlo porque la visita había sido cancelada por el colapso de las Urgencias. No me dieron información alguna y tuve que esperar a la siguiente visita para tener información y ver a mi familiar”

-“Mi padre fue a Urgencias por una patología que padece del corazón y los pies hinchados y estuvo un día entero sin ser mirado. Es una vergüenza, estuvo en una silla de ruedas sin mantas para taparlo, vi a mucha gente trayendo mantas desde sus propias casas”

-“Tengo a un familiar en Urgencias desde hace 4 días y puedo asegurar que aquello es tercermundista, toda una vida trabajando para terminar en los pasillos de un hospital”

-“Soy enfermero de Urgencias y el viernes pasado sólo me faltaba llorar de angustia. No me fui porque no me iban a cubrir, 6 ambulancias fuera y sin poder salir a valorar los casos que llegaban”

No es la primera  vez, ni mucho menos, que se da una coyuntura similar en las Urgencias del Hospital Universitario de Canarias. A principios de octubre del pasado año, Loli Hernández, de 71 años de edad, vecina del barrio portuense de San Antonio, fallecía en el quirófano tras haber permanecido 3 días en los pasillos de Urgencias del HUC en una situación de colapso similar. Loli se había fracturado la cadera al sufrir un resbalón en su casa. La familia sigue sosteniendo que su muerte pudo deberse a una negligencia médica y hoy por hoy siguen luchando desde la plataforma SOS Urgencias Canarias para que otras personas no tengan que sufrir este tipo de situaciones "intolerables e inhumanas", en boca de Mónica García, hija de la fallecida.

Ante el caos que se está viviendo estos días, desde el HUC aseguran que se han visto obligados a reforzar el personal debido a la gran afluencia de pacientes que se viene produciendo desde el pasado viernes. Para corregir este tipo de situaciones, las únicas acciones que se han programado es la puesta en marcha de las urgencias ginecológicas y una obra para este año que tiene por objeto la puesta a disposición de 23 nuevas camas en la zona antigua de Consultas.