Mirame Tv

Una vuelta al cole marcada por la pandemia

Más de 160.000 escolares de Infantil y Primaria regresan a las aulas con nuevas normas para evitar contagios

Hoy no hubo abrazos de reencuentro en los colegios de Canarias, pero sí mucha incertidumbre entre padres, profesores y alumnos. Los casi 163.000 escolares que volvían a clase seis meses después se encontraron con una realidad muy distinta, marcada por la pandema: Mascarillas, aulas burbujas, distancia y gel y muchas normas nuevas para impedir el contagio.  El virus solo impidió el inicio de la actividad lectiva en el Colegio de Educación Infantil y Primera Fray Albino de Santa Cruz de Tenerife, donde un profesor del claustro dio ayer positivo.  

Un total 324.600 estudiantes comienzan esta semana las clases, que arrancan mañana para Educación Secundaria y Bachillerato y el jueves para Formación Profesional. A estas cifras hay que sumar el alumnado de otras enseñanzas como las artísticas, que empiezan la próxima semana o las de idiomas, entre otras, que lo harán en octubre, según indica la Consejería de Educación.

Durante la inauguración del curso en un centro de Las Palmas de Gran Canaria, el presidente Ángel Víctor Torres, recordó que “Hçhace exactamente un año estábamos en Lanzarote y dije que había normalidad en los centros educativos excepto en uno, en la isla de La Graciosa, y a esta hora, en el comienzo de un curso que es excepcional, hay normalidad en los centros educativos de Canarias excepto en uno, en la isla de Tenerife”,

Para Torres, esto se debe al “ímprobo” esfuerzo por parte de todos los sectores implicados. “Quiero agradecer a la comunidad educativa canaria, a los equipos directivos, a las madres y padres, a los docentes y personal no docente, porque en una época en que todo ha cambiado han apostado por la educación”, agregó.

Asimismo, reiteró la apuesta del Gobierno por la presencialidad. “La educación -dijo- es un derecho de quienes la reciben y que hoy podamos empezar las clases en Canarias es una muy buena noticia”. Resaltó que la presencialidad es fundamental “no solamente para recibir el aprendizaje y para crecer como personas, sino también para aprender a convivir en solidaridad. La mejor normalidad es que seis meses después del cierre de los colegios, los niños y las niñas llenan con sus sonrisas los centros educativos de Canarias”, subrayó.

Por su parte, la consejera de Educación, Manuela Armas destacó que “pese a las incertidumbres, afrontamos el inicio escolar con mucha ilusión, ya que nada puede sustituir a las clases presenciales, por la relación del alumnado con su profesorado y por la relación con otros niños y niñas”. 

“Debemos ser resilientes y hacer de la necesidad virtud, y de la crisis una oportunidad, algo que supo hacer muy bien Benito Pérez Galdós, gracias a su afán de superación, y algo que está demostrando la comunidad educativa canaria”, añadió Armas.

La consejera destacó el esfuerzo realizado por el Ejecutivo canario para este nuevo curso escolar, en el que Canarias contará con 3.765 docentes, 2.600 de los cuales para refuerzo de plantilla por Covid, a causa de los desdobles de grupos y de otras necesidades de los centros educativos, 402 auxiliares de servicios complementarios y 18 subalternos más que el año pasado. Además, se producirá la incorporación de 50 educadoras y educadoras sociales en el marco del programa PROA+ y se contratará a 78 nuevos orientadores y orientadoras (47 destinados a Infantil y Primaria, 27 a Secundaria, y cuatro formarán parte de los dos equipos provinciales que se crearán para la atención y asesoramiento a familias, profesorado y alumnado con trastornos graves de las emociones y la conducta), el mayor incremento que se ha producido desde la creación de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógicos (EOEP).

Para cumplir con los protocolos COVID, Educación reforzará también las tareas de limpieza y desinfección en los centros, lo que supondrá un gasto anual de unos 36 millones (13 millones más que en el curso anterior, como consecuencia del aumento de personal/horas de trabajo y del suministro del material de limpieza) y transferirá una primera partida de 1.500 euros para cada centro educativo para cubrir la adquisición de recursos como gel hidroalcohólico o mamparas para la separación de los distintos grupos en los comedores que se completará posteriormente.

El departamento ha puesto a disposición de los centros escolares un diseño de señalética con contenidos adaptados a las distintas etapas educativas cuya función es la organización y delimitación de los espacios y servir de recordatorio de las indicaciones sanitarias a seguir en los centros para mantener el distanciamiento social, entre otras acciones preventivas.

Atender con celeridad las situaciones en las que se detecten síntomas compatibles con el virus es fundamental para la prevención y correcta gestión de posibles contagios. Para ello, esta administración, con el apoyo del personal del Servicio Canario de Salud, imparte formación online a los coordinadores COVID, actuación que esta semana se amplía al resto de personal docente.