Mirame Tv

Vecinos del Puerto de la Cruz incomunicados por un puente en pésimas condiciones

La población de este núcleo, en el camino de Las Quinteras, se ha hecho mayor, y el puente se ha convertido en un obstáculo para transitar por el entorno

Un antiguo puente en el municipio de Puerto de la Cruz tiene completamente aislados a más de 50 vecinos del camino Las Quinteras. Este conjunto de viviendas se encontraban ubicadas en la antigua carretera general del Puerto de la cruz, pero cuando realizaron la vía nueva hace 30 años la decisión de las autoridades para comunicar a los vecinos con esta carretera, fue construir un puente de hierro con escalones que a día de hoy se ha convertido en un verdadero problema para los vecinos de la zona.

 

“La población se ha hecho mayor”

Uno de sus vecinos más jóvenes asegura que para los mayores, personas de 91 hasta 101 años, el puente supone un verdadero obstáculo para su vida diaria. Los numerosos escalones, el mal estado y la inclinación del puente les obliga a pasar días en sus casas a la espera de que algún familiar pueda recogerlos en coche para ir a realizar la compra o incluso tareas tan simples como tirar la basura.

Julián, uno de los vecinos,fue operado hace unos meses de la rodilla y ha pasado de ser una persona activa e independiente a tener que depender de vecinos y familiares para realizar sus tareas cotidianas. “No puedo ir ni a comprar el pan”, explica este vecino muy afectado por la realidad que viven en esta zona.

 

“Me caí en el puente”

Maruca, una anciana de 91 años, vive en esta calle junto a su hermana de 101 años, que ya no puede salir de su casa. ”Ella solo va de la habitación al baño y del baño al salón, así todo el día”. A pesar de que utilizar el puente supone todo un esfuerzo, Maruca no tiene otra alternativa porque no tiene hijos, solo una sobrina que les ayuda una vez por semana a realizar las tareas de su casa, y para poder comprar alimentos tiene que cruzar el puente hasta la tienda más cercana a su casa. “Para todo tengo que cruzar el puente”.

Uno de los propietarios de la tienda, Manuel Hernández, se ha puesto en contacto con el Cabildo de Tenerife, autoridad responsable del puente, y asegura que lo único que han hecho “es pintar el puente” pero no han buscado una alternativa real a las peticiones de los ciudadanos de la zona.

Lo que piden estos vecinos es que se modifique el puente por unas rampas que sirvan de acceso tanto para los peatones como para los vecinos, que solo pueden moverse caminando porque su avanzada edad no les permite conducir vehículos.