Mirame Tv

La Fiscalía pide cuatro años de prisión para el exalcalde de Garachico

Ramón Miranda está acusado por presunta malversación y prevaricación al usar más de 6.000 euros de las arcas públicas para sufragar una condena personal por injurias a un conocido empresario

Golpe judicial. La Fiscalía pide una pena de cuatro años de prisión y 15 de inhabilitación como cargo público al exalcalde de Garachico, Ramón Miranda (CC), por presuntos delitos de malversación y prevaricación y, por ello, el órgano judicial solicita la apertura del juicio oral. 

El que fuese también presidente de la Federación Canaria de Municipios (FECAM) abonó presuntamente algo más de 6.000 euros de las arcas públicas para cumplir con los gastos derivados de una sentencia por injuriar hace unos años al empresario Luis López de Ayala a través de un periódico local y, aprovechando supuestamente su condición de alcalde, la cantidad referida corrió a cargo del Organismo Autónomo Hospital-Residencia de Ancianos Nuestra Señora de La Concepción. Miranda ostentó la presidencia del referido organismo al ser precisamente el alcalde. 

Las distintas fuentes consultadas aseguran que el nacionalista era consciente de que se trataba de una condena personal pero que, sin embargo, destinó presuntamente dinero público para cumplir con la sentencia.

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife confirmó en su día una sentencia en la que condenaba a Miranda por vulnerar el honor del vecino de Garachico, a quien imputó el uso de la influencia de su esposa, la entonces subdelegada del Gobierno Pilar Merino, para paralizar la expropiación de unos terrenos. En el fallo se desestimó el recurso de apelación interpuesto por el exalcalde contra la sentencia que lo condenó por este motivo, y que dictó el Juzgado de Primera Instancia Número Dos de Santa Cruz de Tenerife.

En la primera sentencia se estimó parcialmente la demanda presentada por Luis López de Ayala contra Ramón Miranda por vulnerar su derecho al honor y se condenaba al alcalde a publicar el fallo judicial en el mismo periódico en el que difundió su opinión. La Audiencia Provincial confirmó entonces el pronunciamiento de esta sentencia y condenó además a Miranda a pagar las costas del recurso de apelación, que fue desestimado.

 

Un desempleado afortunado

Ramón Miranda fue en su momento uno de los referentes de Coalición Canaria (CC) en el norte de Tenerife, de hecho, ocupó durante algún tiempo la presidencia de la Federación Canaria de Municipios (FECAM). Pero Miranda había perdido el poder local como regidor de Garachico tras 16 años en el sillón de mandos y se enfrentaba a un futuro laboral incierto, como cualquier ciudadano de a pie.  Como anécdota, cabe reseñar que el nacionalista fue protagonista de una noticia en el periódico El D´ia en la que se hacía referencia a la situación de desempleo por la que atravesaba Miranda. Así titulaba el rotativo: Del sillón de la Alcaldía a las colas del paro

Y es que Ramón Miranda se había inscrito en las listas del INEM, pero, al contrario que el resto de desempleados canarios, el político fue colocado en el Gobierno de Paulino Rivero como director general de Deportes en sustitución de Milagros Luis Brito, también de CC. En su nombramiento, el que fuese portavoz del Ejecutivo, Martín Marrero, destacó que era "la persona idónea para el cargo" por su "amplio conocimiento de la administración pública y notable experiencia" en instituciones supramunicipales. Ramón Miranda se enfrenta ahora a la Justicia..