Mirame Tv

Archivada la causa por el presunto robo de un auto del 'Caso Corredor'

La juez dicta el sobreseimiento por no existir "prueba objetiva ni material" contra el empresario Evaristo González pese a las conversaciones en las que alardea de "chanchullos en el Juzgado"

"Igual que aparece, desaparece, o no lo entiendes (...) no es la primera vez que lo saco del expediente, ¿no? Me lo meto en el bolsillo y más campante y al carajo". La titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de La Laguna, María Celia Blanco, no considera suficientes estas palabras del empresario Evaristo González Reyes, recogidas en una de las conversaciones telefónicas intervenidas por la Policía Judicial durante la instrucción de la Operación Corredor, para mantener abierta la causa contra él por la presunta sustracción de un auto del sumario.

En una resolución de un folio de extensión, a la que ha tenido acceso mirametv.com, María Celia Blanco archivó el pasado 25 de mayo las diligencias abiertas a raíz de una denuncia de su colega César Romero Pamparacutro, tras la desaparición del auto de 21 de abril de 2010, que posteriormente pudo ser reconstruido, en virtud del cual se acordaba la intervención de los teléfonos de varios imputados en el Caso Corredor. Para la juez, aunque las palabras del también abogado lagunero son "indicios bastantes para iniciar una investigación", por sí solas no suponen "una prueba objetiva ni material para atribuir al señor Reyes la efectiva desaparición, por el medio que sea, del auto reseñado".

Tras conocerse la ausencia del auto, que había sido dictado y que pudo ser reconstruido con la colaboración de la Fiscalía, el juez Pamparacuatro denunció la supuesta sustracción del documento por parte del principal imputado en el caso, el propio Evaristo González, en base a una intervención telefónica que obra en el sumario en la que el empresario, durante una conversación sobre el Juzgado que instruye la Operación Corredor, se jacta de que "igual que aparece, desaparece , o no lo entiendes (...) no es la primera vez que lo saco del expediente, ¿no? Me lo meto en el bolsillo y más campante y al carajo". El abogado lagunero, al que se le imputa un supuesto fraude a la Seguridad Social de más de 4,5 millones, incluso llega a alardear de "chanchullos en el Juzgado".

En febrero de este año, Evaristo González se negó a declarar en el Juzgado de Instrucción Número 2 de La Laguna al ser citado para aclarar su posible participación en la desaparición del auto. Un mes antes, al inicio de los primeros interrogatorios por la pieza separada que afecta al candidato de Coalición Canaria al Gobierno autonómico, Fernando Clavijo, archivada en abril, el empresario aseguró al periódico digital canariasahora.com que es "sospechoso de mucho, pero de nada", e insistió en que le acusan "de falsedad, de estafas, de delitos que ni he hecho ni volveré a hacer, pero eso de que me hablan es una pieza que se ha abierto, pero el auto nunca se ha podido sustraer ni extraviar, porque el auto nunca ha existido".

Con el sobreseimiento de la causa abierta por la desaparición del auto de 21 de abril de 2010 continúa la agonía judicial del Caso Corredor, que día a día se desinfla en el Palacio de Justicia de La Laguna. No hay que olvidar que el pasado 20 de mayo, la juez sustituta de César Pamparacuatro, apartado del caso por una querella del propio Evaristo González que fue archivada, Teresa Ávarez de Sotomayor Soria, anuló casi nueve meses de intervenciones telefónicas, lo que deja sin efecto varias de las imputaciones que pesaban sobre el empresario y la presunta red delictiva que supuestamente encabeza. En la actualidad, solo se mantiene abierta, a falta de que se resuelva el recurso contra el sobreseimiento de la pieza que atañe a Clavijo, la investigación por el presunto fraude a la Seguridad Social de más de 4,5 millones de euros.