Mirame Tv

Entrar a clase bajo el escudo franquista en pleno 2015

El CEIP Miguel Pintor González, en el Barrio de la Alegría, mantiene este símbolo sobre su puerta principal / Tras la aprobación de la Ley de Memoria Histórica se solicitó hasta en dos ocasiones la retirada del escudo al Ayuntamiento de Santa Cruz, responsable del mantenimiento del edificio, sin recibir respuesta alguna

A pocos meses de cumplirse 40 años de la muerte de Francisco Franco, el escudo de su dictadura y principal símbolo de los años más oscuros de nuestra Historia reciente, sigue presidiendo la fachadas de varios edificios en Tenerife. Casos como el del antiguo ayuntamiento, y hoy oficinas municipales, en Santa Úrsula, o la Casa de la Juventud de Fasnia, son algunos ejemplos que ya ha adelantado mirametv.com.

Pero hay casos que aún hoy sorprenden, como el escudo franquista que preside la puerta del Colegio de Enseñanza Infantil y Primaria Miguel Pintor González, en el Barrio de la Alegría de la capital tinerfeña. Este edificio pertenecía al Ministerio de Marina o Defensa y tenía la función de  base naval, de ahí la forma que tiene con sus garitas en la puerta y la colocación a mediados del pasado siglo XX de dicho escudo. En 1969 fue cedido para fines educativos. En sus principios se llamó Colegio de la Junta del Puerto, nombre por el que aún es conocido, creándose como Patronato en el curso 1969/70 por  Miguel Pintor González,  Ingeniero Jefe de la Junta del Puerto, y  Cándido García Sanjuán, Presidente de la misma,  con el propósito de cubrir la escolarización a los hijos de los empleados de la Junta de Obras del Puerto de Santa Cruz de Tenerife.

El 1 de enero de 1987 el colegio pasó a depender de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias en lo que respecta a la administración general, y el mantenimiento del edificio pasaba a ser responsabilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Por ello, tras la aprobación de la Ley de Memoria Histórica del gobierno Zapatero en 2007, la todavía directora del centro, Susana Lérida, dirigió hasta dos escritos al consistorio solicitando la retirada inmediata del escudo. Ambas misivas fueron enviadas en la etapa en la que Miguel Zerolo era alcalde de la capital, y aún hoy, no se ha recibido respuesta alguna.

La Ley de Memoria Histórica, que con la llegada de Rajoy al Gobierno quedó derogada de facto, ya que  los Presupuestos Generales del Estado para 2013 y 2014 la dejaban sin dotación presupuestaria para su aplicación,  establecía  que los «escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva del levantamiento militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura» deberían ser retiradas de los edificios y espacios públicos.  Añade el texto  que la retirada «no será de aplicación cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas, o artístico-religiosas protegidas por la ley», lo cual podrá aplicarse a iglesias y templos de culto, pero no parece aplicable para el caso de la fachada del Colegio Miguel Pintor González.

 

Un centro orientado en la educación en valores democráticos

De auténtica controversia, así se podría definir la bienvenida de la web de este centro escolar con la bienvenida a su edificio bajo el escudo franquista. Este colegio,  reconocido por su Calidad Educativa por el Consejo Escolar de Canarias el 26 de marzo de 2011,  se fundamenta desde el proyecto de desarrollo integrador "Educar para la vida: aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a convivir", orientado hacia el desarrollo de competencias, la educación en valores democráticos y la globalización de la enseñanza. Unos principios de los que dan buena fe padres y antiguos alumnos, pero que chocan frontalmente con la supervivencia de símbolos franquistas en su fachada