AcamPAHda en el Cabildo

AcamPAHda en el Cabildo

Opinión
Decía uno de los más destacados artistas de la literatura latinoamericana, el periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano que, "a diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba hacia abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder: en el mejor de los casos, alguna vez habrá justicia, pero en el alto cielo. Aquí en la tierra, la caridad no perturba la injusticia. Sólo se propone disimularla". La palabra "Caridad" es la traducción al castellano del latín 'Caritas'.

Por como se ejerce, de forma horizontal y entre iguales según Galeano, no es extraño que sea una mujer soltera con menores a su cargo y sin empleo, (perfil de la pobreza en Canarias) la que durante la última década haya sido la cara, en la isla de Tenerife, de la solidaridad. Desahucio que paraba, familia que se unía a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Tenerife. Y así, sumando personas solidarias, se hicieron tan respetadas e imprescindibles que quienes querían hacer campaña política, quisieron contar con ellas. Así, el Cabildo de Tenerife sumó a La Plataforma de Afectados de la Hipoteca al Consejo Insular de la Vivienda. Estamos en 2015, el Cabildo ha sentado a la PAH con el Gobierno de Canarias, los ayuntamientos de Tenerife, los colegios oficiales, los sindicatos.... Y ha pasado lo que tenía que pasar:

La PAH ha puesto sobre la mesa todo un complejo proyecto técnico para que la frase "No más casas sin gente, ni más gente sin casa" sea una realidad en Canarias. ¿Qué ha hecho el Poder? Pues no alterar "ni un poquito" sus relaciones históricas. "Jamás". Nada de horizontalidad. "De arriba hacia abajo"... le ha entregado el proyecto de la PAH a Cáritas, a la que acaba de meter con calzador en el Consejo Insular de la Vivienda. Estamos en 2016.

A cambio, le promete a la PAH que el proyecto va a poder seguir siendo horizontal: Cáritas contrata a Inma Évora porque es portavoz de la PAH (esa gente que para desahucios) y, como tal, miembro del Consejo Insular de Vivienda. Esos son los motivos de su contratación. Está grabado. Está registrado por escrito. Por varias vías. Sin embargo, Inma Évora ha sido despedida por el mismo motivo por el que la contrataron: Por parar desahucios. Fue despedida al día siguiente de parar uno que Cáritas no pudo (o no quiso parar). Un desahucio del banco La Caixa, el mismo que financia proyectos de Cáritas como reza una placa en la sede tinerfeña de la entidad de la Iglesia Católica.

 

 

El mismo banco que prometió ceder 60 viviendas para proyectos como éste, viviendas que sólo existen en el papel mojado del convenio firmado con el Gobierno de Canarias, como se atreven a denunciar algunas trabajadoras sociales. Inma Évora fue despedida por parar deshaucios estando de baja. Sí, fue despedida, estando de baja pese a las recientes sentencias sobre la nulidad que esto conlleva. Despedida por hacerlo estando de baja, como si al estar de baja laboral psicológica (no física), le impidiera cualquiera de sus Derechos Fundamentales. Por ejemplo: salir a la calle...y parar un desahucio. Como si uno de los motivos de la baja prescrita no fuera la presión sufrida tras quejarse en su trabajo de que se estaba pervirtiendo el proyecto al dejar fuera, a quienes no tienen ningún ingreso. Al dejar fuera a quienes no firman un contrato en el que se comprometen a ir, por ejemplo, a un centro de mujeres si el proyecto, que es para ofrecer una vivienda, no tiene viviendas. Lo ha reconocido Cáritas estos días en un comunicado y hasta el propio presidente del Cabildo.

 

 

Al comienzo del tercer día de Acampada, el presidente de ese Cabildo al que Cáritas le tiene que justificar el gasto de la subvención, se ha pasado por la caseta de Évora y le ha dicho esto:

 

 

El proyecto se ha pervertido, al dejar fuera a personas por no cumplir con el concepto de familia que tiene la Iglesia Católica... Por ejemplo: dos mujeres a las que, fíjate tú, les ha dado por quererse. Todo esto que pasa en otro de los muchos proyectos públicos, entregados a dedo a una empresa privada (con tanta injerencia de la Iglesia Católica que pone a las trabajadoras sociales a rezar antes de las reuniones) tiene un nombre: Discriminación.

 

 

Cuando han denunciado esa discriminación, cuando han denunciado el caracter asistencialista y caritativo que no trabaja para solucionar las causas de los desahucios, cuando han vuelto a hacer lo que la administración pública no hace, lo que no hacen aquellas organizaciones privadas a las que la administración pública les entrega a dedo (previo sustanciosa subvención) la gestión de los servicios sociales públicos, cuando han vuelto a alzar la voz, de nuevo han ido a por la PAH, han vido a por Inma Évora. Ayer, el sindicato Confederación Nacional del Trabajo (CNT) acompañó a Évora a la reunión que le ofreció el Cabildo de Tenerife después de que acampara a las puertas del edificio del Gobierno insular. La CNT ha denunciado a Cáritas por el despido, ha alertado del peligroso precedente que supone la criminalización del activismo social y le ha pedido al Cabildo que se plantee ha dónde va destinado el dinero público para la atención social.

 

 

Pero eso no es lo que está saliendo estos días en la mayoría de los medios de comunicación de Canarias... lo que está saliendo es la propaganda de la organización caritativa de la Iglesia. A veces, se queda en un lavado de cara, como en la Radio Televisión Pública de Canarias y, otras, llega a descarados y casi diarios ataques personales contra Évora desde emisoras vinculadas a la Iglesia Católica como esRadio que, curiosamente, tiene a Cáritas Tenerife como colaboradora semanal. Su presentador, el también machista y misogino Gonzalo Castañeda también aprovecha la otra señal del Canal 4 en TDT para azuzar a descerebrados televidentes que luego provocan graves consecuencias en el entorno familiar de la activista. La cadena es del empresario Miguel Concepción, para que que la Fiscalía pide cuatro años de cárcel por un presunto delito de fraude millonario, dinero público de toda la ciudadanía, que hace ricos a un os pocos y empobreza a demasiados. No contar esto y atacar deliberadamente a Inma Évora no es periodismo. El periodismo se debería de estar preocupando por la Ley Canaria del Tercer Sector, cuyo anteproyecto ya deja entrever la intención: "Potenciar y facilitar las iniciativas de cooperación entre empresas y entidades del Tercer Sector de acción social". 

Para Galeano, el periodismo era estar "del lado de los que perdían". Decía que había que poner "la razón al servicio del hígado" ver "lo que sienten las entrañas y que después venga la razón y te ayude a explicarlo". "Yo he llegado a la conclusión de que esta pasión por los no escuchados, por los vencidos, por los humillados, por los despreciados... proviene del hecho de que yo, desde temprano, sospeché que eran esos los que tenían algo interesante que decir". Queridas compañeras y compañeros periodistas, acérquense a escuchar a esa mujer que continúa acamPAHda en el Cabildo, tiene algo interesante que decir. Es esa gente la única que puede hacernos ver lo evidente: La Pobreza -esa que castiga especialmente en este territorio que nos ha tocado contar- se ha convertido en otro de los negocios de este sistema Capitalista: "Toda riqueza se nutre de alguna pobreza", decía también Galeano. No hay gente pobre, sino empobrecida. La pobreza se hereda, es una espiral de difícil salida, una serpiente que se muerde la cola. Esa a la que los griegos llamaban 'Ouroboros': 

 

 

¡Verás Canarias!
Datos de contacto
C/ Manuel de Ossuna, 9 - Edificio Alicante,
Local 3, Código Postal 38202,
San Cristóbal de La Laguna. Santa Cruz de Tenerife

C/ Murga, 9 /1-A
35003, Las Palmas de Gran Canaria